Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2017

[mi charla con el diablo]

Todos podemos ser el demonio que queremos ser

-Me dijo el Diablo al inicio de una charla.- Su cuerpo manchado por la sífilis, párpados morados por no dormir, producto de la cocaina. Su piel reseca, aliento a licor, su perfume barato, su ropa de imitación, un tipo alto y elegante, tenía buena labia, con voz penetrante pero cálida, casi hipnótica, poco a poco me fue reconfortando su voz. Ahogado entre botellas de vino tinto y whisky, me confesó que ama más el whisky que cualquier otra cosa en la vida, -el licor,- Me dijo -Es como la mujer una ebriedad total, un ímpetu ardoroso que se siente como el fuego, no es un infierno, el infierno no es fuego ni condena.-

Se palpa con la lengua, con las manos, en cada sentido vívido y en un exquisito epicuerismo insatisfecho. Como tú, escritor insatisfecho con la vida y contigo mismo.

-Me dijo el Diablo.

Tú puedes ser el demonio que quieras ser, un demonio de la gula, un demonio del vino, acechar la bondad o la maldad, porque debes saber, que enfer…

[El odio de mi vida]

Odio la vida vacía e inasible.
También odio la vida compleja y sofisticada, que me hipnotiza pero me rechaza.
Odio esa tristeza que a veces me inunda.
También odio el vacío, la crisis existencial y odio sobre todo, la funesta alegría que luce su esplendor en mi estúpido rostro pueril.
Odio que a veces ya no quiera escribir.
Odio que a veces tengo mucho que decir y no puedo escribirlo.
Odio que nadie quiera escucharme, a veces detesto profundamente no tener amigos.
Pero me hace feliz no tener que preocuparme por alguien. (también odio ser feliz a veces)
Odio la solidaridad, el arrepentimiento, el perdón.
Odio el resentimiento y la venganza, odio la bondad estúpida de odiosos hipócritas.
También detesto la maldad ficticia, la malevolencia, la malicia sin sentido.
Odio que la vida sea tan hermosa que deba odiarla tanto.
Odio esta confusión emocional en un proceso que debía no sentir absolutamente nada.
Odio la saciedad de la sociedad.
Pero también detesto mi soledad.
Odio preguntarme ¿Porqué no sirvo…

Followers