Ir al contenido principal

Entradas

[¡mo chuisle, mo chuisle!]

Atrapada en una esquina, a las cuerdas como abrazos forzados y anticipados al más grande cariño. Con la piel húmeda por el sudor anegándolo todo y confundida por los golpes.

Your sweet voice is calling,
Calling me softly,
Again and again.
Y en tus brazos fluye sangre de campeona. Sobre la madera latente, tu intrepidez me fascina, tu espíritu vacía mi entusiasmo, porque a tu lado me siento diminuto, haciendo las mismas cosas pero a mí todo me sale peor. Admiré tu fortaleza desubicada, impulsiva y generosa. Eras el ideal de éxito anticipado. El modelo social que todo lo que es humano, es posible.

Your white arms are reaching,
I feel them enfolding,
Caressing me still.
Fling them out from the darkness,
Y de pronto, oscuridad, y tú me iluminas, brillas y eres luz. A pesar que nada puede hacerte mirar aquella luz que entregabas sin recelo. Y todos gritan tu apodo "mo chuisle". Pero tú no conoces su significado, y yo no quiero decírtelo, porque nunca he sabido como decirlo, es que…

[es este lugar]

Quizá alguien me recordará. No moriré en vano, me gusta pensar que alguien me tendrá en su memoria, porque si mi fallecimiento es una bendición prematura, no existirá mejor silencio que el de mi destierro. Y es aquí donde se compone mi epitafio con las mejores virtudes que me hicieron un hombre menos desgraciado, más afortunado que otros, pero inconstantemente dichoso. Algún día no tendré mis sentidos, perderé memorias que me hicieron feliz, estaré inválido ante el mundo radiante y hermoso. Brillará el sol calentando mi fragilidad.

El mundo no será mejor sin mi, tampoco será peor, si llego a ausentarme. Nada cambiará, solo el tiempo será distinto y yo no habré cambiado mucho. No me gusta entonces la dicha y no soportaré su gracia en mi agónica huida.

Aquí desdichado y allá.

Es el lugar donde pertenezco. Y no hay a done huir, al final, si había algo hermoso que admirar se reducirá a una tragedia visual, como esto que soy yo ahora, como eso que seré en mi último día.

[Princesa de Uxmal Vol. II]

Te reintegré a mi vida difamada e inhóspita. Con la promesa de "todo será diferente", una promesa de autocomplacencia, acercándome al hermoso de los engaños. Pero mi engaño favorito, el que me impedía avanzar, todas tus mentiras siempre fueron mi aliciente de un futuro mejor, aunque descuidara mi presente, aunque lo arrojara al abismo, tus promesas siempre construían bonitos castillos de arena, siempre me imaginé contigo, prometiste que nuestras manos estarían unidas previniendo el desastre del mundo, esa promesa fue la primera que rompiste, cuando en el fruto de tu rebelde boca brotaron besos de sincero afecto y locura, que tuve que tragarme.

De todas las cosas, me gustaba tu visión de la vida, infantil y un poco madura, pero alegre a pesar de la contradicción. Siempre te identificaba con la claridad, con la luz más brillante, esto aún contradiciendo tu intento de permanecer misteriosa y oculta. Porque alumbraste mi sendero en el transcurso del ocaso al alba, y eso fue mej…

[beautiful]

Llegaste como una melodía de jazz suave y sofisticada.
Eres un acorde de Bird Parker en una improvisada revolución de armonías.
Y me gusta la música que es tu nombre.
Y me complace, enloquecedoramente, que seas armónica y dulce.
En la medida que mis rimas se conjugan, con la sonoridad de tu lenguaje y hacen fascinante el idioma que compartimos.
Es ahí, en ese interludio, donde radican nuestras composiciones.
Que surjan los instrumentos adecuados para reproducir con mi boca tu habla cadenciosa.
Porque desconozco los acordes para una sinfonía.

Pero he memorizado la música que lleva a tu nombre.
Y eso es todo lo que necesito aprender sobre teoría musical.
Lo demás, será practicar en el labio inferior de tu boca, ese nombre musical y mi himno de batalla.

[diario de un escritor en estado de ebriedad VI]

Y este nuevo amanecer, me parece conocido, lo he visto en otro horizonte, quizá en alguna otra mañana. Es que no he dormido aún, a pesar que el sol despunta. He escuchado el canoro idioma de las aves. Nada distorsiona mi visión. Reconozco esos colores, la flora, la brisa suave y la tempestad de luces que se agrupan en las calles húmedas cuando llueve, como cobardes ante la penumbra y hay quienes también esperan su guía.

¡Que bello amanecer! Lejos de la podrida ciudad.
La vida es maravillosa e inmensa. Y siempre se exhibe ante ti, como una seductora mujer que quiere violarte de maneras indescriptibles, ahí está siempre, desnuda, de piel suave, bronceada y exquisita, ante el adorno de deshechos y peste, entonces te das cuenta, que el podrido entorno, es lo que la hace bella, no sabes si en realidad posea tanta belleza. No sabes siquiera lo que significa la belleza, porque pasas tu vida entre complejos arquetipos que solo te hacen miserable, cuando querías motivarte de esa perfección in…

[belleza imaginada]

Tengo ese sentimiento de profunda extrañeza, de no pertenecer, de alejarme injustificadamente del mundo que me rodea. De no saber a dónde me dirijo o que rumbo está tomando mi vida.

Soy un viejo cansado y enfermo. Quejumbroso ante el mundo, un poco irracional y salvaje, todo lo que me apasionaba, hoy me parece demasiado ordinario, sigo en busca de nuevas experiencias, disfrutar otras locuras que incluso provoquen mi muerte, porque, al final del día, ¿Qué he hecho con mi vida? al envejecer no podré recordar aquello que me hizo feliz, ni podré pensar en todo lo que viví.

Más que vivir como exiliado, como un extranjero prisionero.

Y todo será hermosura y belleza imaginaria. La preciosa ficción que me hará sonreír en la decadencia de mi vida. Llorando todo lo precioso que perdí, todo lo hermoso que evité, todo aquella autosatisfacción vacía que consideré importante, pero que habré perdido por mi propia incompetencia. ¡Mentiré! Juro que mentiré en mi felicidad, mentiré en todo, tal vez, el …

Followers